A la hora de repasar las razones de mandar a nuestros hijos a un campamento de verano para aprender inglés en el extranjero siempre pensamos en cómo les ayudará a triunfar en su carrera, en cómo les será útil para comunicarse en un entorno global o en el estudio de Harvard que afirma que los trabajadores que hablan inglés ganan entre un 30 y un 50 por ciento más en sus países. Bueno, a lo mejor no sabíamos que había un estudio de Harvard, pero ya intuíamos algo así.

Todo eso es verdad. Pero no podemos quedarnos con lo más obvio. Vamos a darle una vuelta. Ya os hablamos en este mismo blog de las ventajas del bilingüismo. Repasemos juntos ahora los beneficios psicológicos de los programas de inglés para la formación de los niños y adolescentes.

7 razones para aprender inglés en el extranjero que nadie te cuenta:

  1. Abrirán su mente y despertarán su curiosidad. Nada más y nada menos. Los cursos de inglés en el extranjero están inmersos en un ambiente repleto de novedades. Los campamentos en Estados Unidos harán conocer de primera mano a tus hijos el “american way of life” y les convertirán en protagonistas. Nada les hará más inteligentes que el humor y la curiosidad.
  2. Serán más respetuosos y tolerantes. ¿Quién no quiere eso para sus hijos? Para viajar lejos no hay mejor nave que la educación. Al conocer nuevas culturas aprenderán a tener una visión más amplia de las costumbres de otros países. Cuanto antes tengan los niños contacto con realidades diversas más considerados serán con otras personas, por muy diferentes que sean. Solo por esto merece la pena aprender idiomas.
  3. Harán nuevos amigos. Sí, socializar es bueno, eso no se nos escapa a ninguno. No podemos negar que el contacto con otros niños y adolescentes con distintas experiencias vitales enriquecerá el mundo de nuestros hijos. Aprender idiomas en el extranjero es también útil para afianzar una red de contactos por todo el mundo.
  4. Aprenderán a ser flexibles. Ya lo dijo Lao-Tsé: “Si eres flexible, te mantendrás recto”. Los niños y adolescentes que han realizado campamentos en Inglaterra o que han aprendido inglés en el extranjero han aprendido a adaptarse a nuevas comidas, horarios y han conocido nuevas religiones. Los programas de inglés ayudan a los niños a ser más ágiles, compasivos y flexibles.
  5. Tendrán una nueva perspectiva de su propio país. Curioso, ¿verdad? Seguro que no habías pensado en esto. Los cursos de inglés en el extranjero como los que ofrece Lara GO! colocan a nuestros hijos al otro lado del espejo y les dan la oportunidad de contemplar nuestras propias costumbres desde los zapatos de un extranjero.
  6. Romperán la rutina. Pero, ¿es eso necesariamente bueno? Lo es. Los niños pueden dejar atrás hábitos de pensamiento viejos o negativos gracias a los nuevos estímulos que podrán encontrar en los campamentos de Estados Unidos o Inglaterra.
  7. Gnosce te ipsum (conócete a ti mismo). Nada fácil, ¿no crees? Pero los más jóvenes también necesitan explorar su identidad, enfrentarse a sus miedos y conocerse a sí mismos. Hacerlo en un curso de inglés en el extranjero en un entorno estimulante pero controlado es una opción más que recomendable.

En Lara GO! apostamos por una formación integral y nos alegra que nuestros cursos de inglés en el extranjero no ofrezcan tan solo la oportunidad de aprender inglés en el extranjero sino que además ayuden con beneficios psicológicos para los niños.

¿Nos hemos dejado alguno?

Comparte con nosotros tus experiencias.

¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:



¡comparte en Redes Sociales!