Durante muchos años había el mito de que los niños debían aprender primero un idioma, y cuando ya dominasen su lengua materna podrían aprender un segundo idioma. En cambio, los hallazgos científicos de los últimos años han demostrado hasta qué punto es justo al revés: aprender inglés desde pequeños es muy positivo para los niños, tanto en cuanto al idioma como en relación a otras habilidades en el desarrollo del niño.

Sabes que empiezas a dominar un idioma cuando eres capaz de hablarlo sin traducir mentalmente, o cuando sueñas en esa lengua. Eso es realmente ser bilingüe, la capacidad para cambiar de un idioma a otro casi sin darte cuenta, porque el idioma se ha interiorizado hasta el punto de que fluye de manera natural.

¿Quieres que tus hijos piensen en inglés cuando crezcan? Fomenta el idioma desde que son muy pequeños y será mucho más fácil para ellos, además de los muchos otros beneficios que obtendrán de ello.

Beneficios de hablar más de un idioma desde pequeños

● Se aprende mejor el idioma

Los niños son como esponjas que lo absorben todo, así que si hay una edad buena para aprender es entonces. Los niños interiorizan el aprendizaje muy deprisa, y cuando se trata de aprender inglés, se nota mucho cómo captan enseguida la pronunciación y hablan con naturalidad. Esto se debe a que el desarrollo del lenguaje sucede en la infancia, sobre los 7 años. Consigue que tus hijos o alumnos afronten la asignatura académica con éxito, y ayúdales a que sean futuros profesionales con alto nivel de inglés.

● Los niños desarrollan su inteligencia

El aprendizaje de idiomas ayuda a estructurar la mente, pues no solo es cuestión de memoria (vocabulario), sino que también hay razonamiento lógico (la gramática) y otros aspectos que se trabajan. Según la neurocientífica cognitiva Ellen Bialystock, que ha realizado diferentes estudios en relación al bilingüismo, los niños bilingües son más hábiles en la resolución de problemas, se concentran mejor y tienen más memoria que la media.

● El aprendizaje temprano de idiomas ayuda a otras habilidades

Conocer más de un idioma no afecta solamente a la inteligencia, sino que también es muy beneficioso para otras habilidades. Se ha concluido de diferentes investigaciones que el aprendizaje del inglés en la infancia ayuda mucho al desarrollo de una buena autoestima, y también para la creatividad. Además, de acuerdo con la revista Science, los niños que saben más de un idioma tienen más capacidad de adaptación y de comprender su entorno.

Consejos para fomentar el inglés en los niños:

● Evita presionar su aprendizaje, y enfoca siempre el inglés en positivo, como algo que les pueda motivar.

● Utiliza elementos que le gusten al niño para que aprenda mejor: canciones, juegos, sus muñecos o sus temas de conversación favoritos.

● No abuses de la inmersión lingüística: establece límites de horarios, para que no les afecte a su desarrollo correcto de la lengua natal.

● Refuerza el aprendizaje con premios.

● Define unos tiempos y espacios a la semana para que pueda entender en qué contexto habla inglés y en qué momentos habla español, para que pueda diferenciar bien los idiomas.
● Aprovecha los increíbles recursos que hay en la red, como los ejercicios de Papora para aprender palabras nuevas.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete y no te pierdas nada

* Obligatorio



 


¡comparte en Redes Sociales!