La educación de nuestros hijos y alumnos es algo que no termina en el momento de elegir un colegio, un profesor o una actividad extraescolar. Es una materia viva que no debemos dejar de alimentar día a día y estamos convencidos de que conocer las distintas opciones amplía nuestros horizontes, independientemente del tipo de educación que hayamos elegido seguir. Hay un creciente interés social por encontrar caminos alternativos a la educación tradicional y en Lara GO! os proponemos acercarnos un poco más a las distintas opciones que cada vez más a menudo nos encontramos en los medios de comunicación.

Educar sin escolarizar

Olga R. SanmartínRedactora de la sección de Sociedad. Educación y Migraciones del periódico El Mundo, publicó el pasado 16 de febrero un artículo en el que analizaba alternativas como el homeschooling, una opción elegida todavía por algunos pocos en nuestro país pero que crece año a año sin parar. Entre 2.000 y 4.000 familias optan por estudiar al margen del sistema educativo oficial y aprenden en casa o en escuelas libres en España. Aunque todavía son pocos los que optan por aprender sin escuela, el tema suscita un fuerte interés social.

Cada vez son más el número de padres que optan por no escolarizar a sus hijos y les dan una educación al margen del sistema oficial. Esta decisión conlleva riesgos legales ya que el homeschooling, a diferencia de países como EEUU, Reino Unido, Bélgica, Francia, Austria, Suiza o Portugal, en España está prohibido.

El artículo nos cuenta también experiencias de padres que han optado por llevar a sus hijos a Ojo de Agua, un lugar que se define en su página web como un “Ambiente Educativo, un lugar donde los niños y jóvenes pueden desarrollarse siguiendo su propia curiosidad e interés, un lugar en el que cada aprendiz ha de encontrar su propio camino, un lugar en el que aprender no es distinto de vivir“. Está localizado en Orba (Alicante) y Javier Herrero, su fundador, explica “Nuestro trabajo es acompañarles para que no olviden que son capaces, que pueden afrontar sus propios retos y lograr serenidad y seguridad ante las incertidumbres del futuro. Con esta creencia de que son capaces, irán a cualquier parte. Cada vez es más importante no tanto lo que sabes, sino lo que sabes hacer con lo que sabes“. Esa expresión de libertad, no obstante, tiene sus límites: el bienestar de los demás. Los niños se enfrentan a decidir qué es lo que van a hacer cada día y esto desarrolla su iniciativa.

Una escuela libre es un espacio donde las familias que practican homeschooling o educación en el hogar llevan a sus hijos para que estén en contacto con otros niños. No tienen pautas educativas y aprenden asistidos por “monitores” o “acompañantes” en función de sus intereses y cada uno a su ritmo. No hay currículo. Estudian Matemáticas, Francés o los sonidos de las gallinas. Depende de los intereses que hayan podido manifestar.

A favor y en contra

El artículo ofrece opiniones a favor, como la de Laura Mascaró, jurista y Presidenta de la Plataforma por la Libertad Educativa, quien opina que la principal ventaja del homeschooling es la individualización de la enseñanza. Permite su flexibilización en todos sus aspectos dando a cada niño aquello que requiere según sus necesidades, sus intereses y su estilo de aprendizaje. Otra ventaja es que, contrariamente a lo que se suele creer, los niños no escolarizados tienen muchas más oportunidades para relacionarse con todo tipo de personas y para adquirir una de las habilidades más importantes de la socialización: elegir con quién se relacionan, de qué forma y en qué grado. Además, el homeschooling fomenta unas relaciones familiares sólidas, creando un clima de confianza y armonía que facilita el aprendizaje.

Carmen Guaita, maestra de la enseñanza pública y escritora, en cambio opina todo lo contrario basándose en la experiencia de su propia madre. “La enseñanza en casa sólo es accesible para rentas y niveles culturales altos y separa a los niños de las experiencias de socialización, investigación, autoconocimiento y ética de la convivencia escolar”. Le cuesta comprender la paradoja de que estos niños que se educan en casa “necesiten lugares de socialización”.

Podéis leer el artículo completo de Olga R. Sanmartín, “Educar sin escolarizar”, aquí.

Documentales sobre educación alternativa

Otro artículo publicado por Natalia Martín en el periódico El País el pasado 10 de febrero nos habla de varios documentales sobre educación alternativa  que están triunfando en YouTube. Obras como “Enséñame pero bonito”, que visibiliza experiencias educativas diferentes y que según Sara Moreno, su autora, “refleja una necesidad global de cambio y padres deseosos de informarse”;  “La educación prohibida” que incluye entrevistas a más de 90 educadores con alternativas educativas en ocho países o “Entre maestros”, un encuentro entre la vida y la educación a través del autoconocimiento en clase, basada en “educar empoderando” de Carlos González.

Todos estos ejemplos encuentran miles de seguidores en las redes y su denominador común es el cuestionamiento de las bases educativas actuales. 

Natalia nos cuenta también la historia de Diego, Diana y su hija Jara, quienes hicieron un viaje en bicicleta visitando escuelas en Estados Unidos, Alemania, Holanda e Inglaterra además de España, crearon la web Estonoesunaescuela.org y filmaron un documental con el que dar a conocer formas alternativas de educar, muy poco conocidas en España.

Podéis leer el artículo y encontrar las direcciones para ver los documentales pinchando aquí.

Desde Lara GO! os animamos a plantearnos el tipo de educación que estamos ofreciendo a nuestros hijos y alumnos, a cuestionarnos cómo podemos prepararles para un futuro inimaginable y a acompañarles en la experiencia no dejando nosotros mismos de aprender, jamás. 

¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:



¡comparte en Redes Sociales!