En Lara Go! somos fieles defensores de la práctica de deporte al aire libre, de hecho es algo que queremos inculcar a todos los participantes en nuestros campamentos en el extranjero. Por eso nos encanta el proyecto de iBert, también fieles defensores de la práctica de actividad física. Tenemos que dar ejemplo a nuestros hijos desde bien pequeños sobre la importancia que tiene el moverse y el abanico de beneficios que nos reporta. Practicar deporte al aire libre y en familia es, sin lugar a dudas, la mejor manera de enseñarles a nuestros pequeños que hacer deporte es divertido y además une mucho a las personas. Y así es como hemos conocido a iBert, una empresa de sillitas infantiles para las bicis. ¿Quieres saber más sobre este proyecto? Una mami como tú nos lo cuenta.

practicar deporte al aire libre

Yo soy muy fan de practicar deporte al aire libre, por ejemplo, correr, pero  con total sinceridad, no me gusta hacerlo con niños. Sin embargo, he encontrado en la bici una alternativa estupenda para poder moverme y hacerlo con los que más me importan. Mis hijas al ser pequeñas aún no saben andar en bici, por eso iBert ha sido siempre la mejor elección. Al tratarse de una sillita delantera las niñas van viendo todo a su paso: observan, preguntan, admiran y se sienten las protagonistas durante el tiempo que dure el paseo al aire libre.

En mi casa utilizamos la bici como modo de desplazamiento a todas partes en nuestro día a día: al cole, al trabajo, a la compra… pero es el fin de semana cuándo nos ponemos ropa cómoda y nos vamos de excursión. Las niñas conciben el deporte al aire libre como algo normal, algo que forma parte de sus vidas y eso es lo que más nos gusta. Estoy segura de que cuándo sean un poco más mayores serán ellas mismas las que quieran practicar algún deporte al aire libre, lo verán como algo normal.

En mi caso, esta pasión que tengo por el deporte al aire libre en general y la bici en particular, viene de largo. Mis padres me enviaron por primera vez a New Hampshire en EEUU a un campamento deportivo a los 9 años de edad y tan bien me lo pasaba que durante 10 años consecutivos estuve yendo durante dos meses. Allí practicábamos todo tipo de actividades, la jornada completa estaba basada en el deporte y yo soñaba con que llegase el mes de junio para cruzar el charco y vivir los mejores de veranos de mi vida.

El hecho de haber practicado tanto deporte de pequeña y durante la adolescencia ha marcado mucho mi carácter: disciplinado y con afán de superación. Dos características que considero buenas y por eso desde YA quiero transmitírselas a mis hijas. Gracias a la bici y a la silla más molona del mercado iBert creo que lo estoy consiguiendo.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter:

 

 

¡comparte en Redes Sociales!