Empezamos la semana con el tema siete del curso para padres de niños bilingües: propuestas, recursos y consejos para que tus hijos hablen inglés en el que hemos tratado temas tan interesantes como la relación entre el segundo idioma y la cultura, el aprendizaje o la adquisición, la importancia de los cuentos en la infancia; hemos dado consejos para los padres que de verdad quieren apoyar a sus hijos en el aprendizaje, consejos sobre la edad apropiada para empezar a introducir otra lengua y el papel del colegio en ese aprendizaje. ¡Mucha tela!

Por eso, este post es en clave de humor, ¡nos lo hemos ganado!

Es verdad que la actualización de la tradición picaresca al siglo XXI pasa por encontrar los caminos de pagar menos al fisco,   por inflar los presupuestos y por adornar el nivel de inglés en los currículos. Todos tenemos un amigo (nosotros nunca lo hemos hecho, por supuesto) que confunde time con weather o lose con miss pero que ha encontrado trabajo gracias al maquillaje curricular. ¿Nivel de inglés? Alto o muy alto, ¡vaya pregunta!

Aprender inglés se ha convertido ya en una obligación si queremos conseguir un puesto de trabajo de cierto nivel. Resulta prácticamente obligatorio embellecer el apartado “idiomas” de nuestro currículum, si no hemos aprendido inglés desde pequeños, en por ejemplo, un campamento de verano en Inglaterra. Esto ha generado un auténtico catálogo de chistes que puedes encontrar entre los de Jaimito y los de Lepe.

Las entrevistas de trabajo en inglés dan para mucho y casi todos tenemos alguna anécdota. Lo cierto es que para evitar las más vergonzosas lo mejor es ir preparado: los cursos preuniversitarios en Estados Unidos van a ayudarnos a superar estas pruebas con nota.

A nadie se le oculta que aprender inglés nos va a ayudar a mejorar en nuestro trabajo. En LaraGo! ofrecemos programas educativos en el extranjero que nos van a ayudar a mejorar nuestro inglés. Así evitaremos ir a Inglaterra y que nos pongan un oso al pedir una cerveza.

Tu futuro laboral pasa por las habilidades que hayas podido desarrollar y por tu capacidad para la formación continua. Está en tus manos decidir a qué vas a dedicar tu vida. Y para eso, una de las herramientas que te va a ayudar a lograrlo es aprender inglés. De esta manera, no entrarás en la “library” cuando quieras ir a una librería, ni te venderán una moqueta cuando pidas una carpeta. Para optimizar tus esfuerzos un programa de inmersión lingüística resulta ideal.

La mayor parte de estos chistes se basan en tres factores: juegos de palabras con expresiones que suenan igual en inglés y en español pero que tienen significados diferentes, un poco de humor absurdo y nuestra generosidad para reírnos de los chistes malos.

La siguiente anécdota no es una broma. Le pasó a un amigo en un avión (¿no habíamos quedado que estas cosas nunca nos pasan a nosotros?). Íbamos de viaje a un campamento de verano en Estados Unidos. La azafata le ofreció un refresco con un hielo. Como hacía calor, él pidió dos hielos (“Two ice”) y le dieron dos refrescos. La azafata había entendido “twice”. Mi amigo, pícaro del siglo XXI, se bebió los dos refrescos como si nada hubiera pasado.

Si tienes tú alguna anécdota. Compártela con nosotros.

¡comparte en Redes Sociales!