Ahora que llega el momento de elegir colegio, el bilingüismo en las aulas vuelve a ser tema de debate. ¿Debo llevarlo a un colegio británico o son suficiente los programas bilingües de los colegios públicos? ¿Todos los colegios bilingües son iguales? ¿Debo reforzar el aprendizaje del idioma fuera del cole? La redacción de “La Feria de Los colegios” nos habla en el sexto tema del Curso para padres de niños bilingües sobre el bilingüismo en la escuela y la importancia del colegio en el aprendizaje del inglés.

La realidad es que el inglés toma las aulas de la mejor o la peor manera; mientras, los expertos critican la falta de una metodología apropiada. En el modelo más extendido, los niños aprenden la flora y la fauna ibérica en el idioma extranjero, tararean la letra de algunas canciones y piden a sus profesores más dibujos animados en V.O. Además, los niños incorporan a sus preocupaciones académicas una última prueba: la evaluación externa que certifique su nivel de competencia lingüística, en manos de instituciones británicas.
Muchos padres, por la parte que les corresponde, intentan buscar los libros de texto en la versión castellana para enterarse de por dónde van sus hijos. Les surgen dudas sobre cómo pueden apoyar el aprendizaje de las materias impartidas en inglés en clase y si conviene o no reforzar el inglés fuera del aula. Algunos llegan a creer que su hijo se volverá bilingüe por ciencia infusa y confían en que no haya que pagarle nunca un curso en el extranjero; mientras que otros temen que jamás llegue a dominar con la misma soltura la lengua de Cervantes. En general, se percibe mucha incertidumbre entre los padres.

Te damos algunos consejos que debes tener en cuenta a la hora de evaluar al colegio en el aprendizaje del inglés:

  • Está claro que no es lo mismo ir al Colegio Británico que a un centro bilingüe de tu región. En el primero los niños están inmersos en la lengua y la cultura extranjera desde los 5 años. En el segundo caso, el aprendizaje se realiza aumentando las horas de inglés e incluyendo el aprendizaje de algunas materias en la lengua extranjera. El ritmo de aprendizaje será distinto.
  • Analizando el colegio bilingüe, pregunta cuál es la metodología que se lleva a cabo en el centro y la certificación con la que se trabaja. Existen distintos programas aunque los más extendidos son los proporcionados por el Trinity College de Londres y por Cambridge. No obstante, existen distintos niveles en cada caso. Pregunta cómo se aplican en el colegio.
  • Bilingüismo no significa que el niño domine los dos idiomas al mismo nivel. Según Ana Halbach, investigadora de la Universidad de Alcalá y autora junto a Marlen Wechem de Don´t worry, mum and dad… I will speak English!, “el nivel de inglés va evolucionando a lo largo del tiempo. A lo mejor ahora eres bilingüe y dentro de 10 años ya no lo eres. Depende del contexto, de la frecuencia…”
  • El papel y la actitud de los padres en casa también es importante. “Los padres piensan que con ingresar a sus hijos en un bilingüe han hecho todo lo que estaba en sus manos. Sin embargo, es conveniente que hagan esfuerzos para que su hijo alcance el adecuado dominio coloquial de la lengua materna” afirma Halbach. “Si un niño entra en un proyecto bilingüe con una base sólida de su lengua materna, tendrá más facilidad para adquirir el vocabulario y expresarse en el idioma”, reconoce
  • Pregunta al colegio si aplica la metodología de Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lengua Extranjera (AICLE). En esta forma de trabajar la enseñanza de un idioma extranjero, el equipo de profesores unifica y coordina el temario de las asignaturas. Así, si en Science se está estudiando las partes de una flor, en Lengua se puede reforzar el vocabulario en castellano con un texto relacionado con las flores.
  • Ten en cuenta que cuando tu hijo empiece en un entorno bilingüe, atravesará un periodo silencioso. “Luego empieza a usar las frases hechas que oye, como sucede en el aprendizaje de la lengua materna. Más adelante, empezará a construir sus propias frases, no hay motivo para presionarles”, concluye Halbach.
  • Las actividades extraescolares y viajes relacionados con el estudio del inglés, tanto a Estados Unidos como a Inglaterra  son muy interesantes. Aunque los puedes encontrar fuera del colegio, consulta si desde el centro se promocionan estas actividades y están coordinadas de alguna forma con el nivel académico de la escuela.

Si bien esto es importante a la hora de decidirte por un colegio bilingüe o por otro, no es menos importante que sepas algunas cosas que te sucederán en casa con tus hijos. Estas conclusiones o vivencias que te sucederán en los próximos años están extraídas del mencionado libro de Ana Halbach y Marlen Wechem.

8 CLAVES PARA PADRES DE NIÑOS BILINGÜES

1. Hay que tener en cuenta que los niños bilingües no son dos monolingües en uno. El dominio de la lengua extranjera depende del contexto en el que lo use y varía a lo largo del tiempo.

2. El niño bilingüe posee más facilidad para adoptar diferentes puntos de vista y es más creativo.

3. El visionado de películas, la escucha de canciones, la lectura de cuentos o la conversación de la familia en inglés contribuyen a una buena predisposición del niño hacia el idioma.

4. Pero la aportación más destacable que los padres pueden para el aprendizaje bilingüe del niño es el fomento del dominio de su propia lengua materna. La mayoría de los alumnos que destacan en la asignatura de Inglés lo hacen también en Lengua castellana.

5. Para apoyarle en los deberes o acompañarle en su aprendizaje de las materias impartidas en inglés, podemos servirnos de un diccionario y/o del libro de texto en su versión castellana (o la lengua propia). Que no perciban que no les podemos ayudar con algunas materias por nuestro desconocimiento del inglés.

6. No le obligues a hablar inglés en casa. Pacta con él un momento del día o situación concreta: el baño, el parque, la cena… (cualquiera es bueno). En caso de que no acepte que le hables en inglés, no lo hagas. “El lenguaje está asociado a los afectos y emociones. Cuando uno está habituado a relacionarse con alguien en un idioma, es muy difícil que cambie”, advierte Ana Halbach.

7. Si confunde palabras en su lengua materna, repetiremos con naturalidad la frase de forma correcta. No debemos hacer hincapié en sus errores.

8. Por último, Ana Halbach afirma que las madres que quieran comunicarse en inglés con su hijo recién nacido deben asegurarse de saber cómo transmitirle en la lengua cariño y protección. Las madres deben valorar qué es más importante: ¿qué su hijo sepa inglés o que establezca un fuerte vínculo emocional?

La guía para padres Don’t worry, mum and dad… I will speak English! está disponible de forma gratuita en la web del British Council.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete y no te pierdas nada

* Obligatorio



 


¡comparte en Redes Sociales!