Ya estamos en Navidad

En los especiales de la televisión los protagonistas llevan jerseys de renos o pijamas rojos lleno de árboles verdes con zapatillas de andar por casa con cabezas de Papá Noel. Madres e hijos hacen galletas de jengibre mientras los pequeños pinchan palomitas con un alfiler para decorar la casa. Suena White Christmas cantado por Louis Armstrong y todo el mundo sonríe. El pavo parece que se cocina solo y termina de hacerse en el horno con un perfecto tono dorado. Los regalos envueltos se agolpan debajo del árbol y hasta el perro duerme apacible mientras el abuelo fuma una pipa frente al fuego.

Esas son las navidades que nos hacen sentir risueños, que terminan con suspiros de nostalgia con alguien mirando a través de una ventana nevada, sujetando una taza de té de canela y otro alguien entrando por una puerta volviendo desde muy lejos. Le siguen muchos abrazos y muchos besos con muchas sonrisas y más villancicos de Louis Armstrong.

Navidades de película, de series, de especiales de televisión y de números de diciembre de las revistas. Las navidades que deseamos en nuestro imaginario colectivo y que nunca perdemos la esperanza de poder conseguir. Algún día, suspiras, algún día empezaré a comprar los regalos en noviembre y no me olvidaré de ninguno. Algún día decoraré la casa con tiempo y no tendré que quedarme con el abeto más despeluchado del vivero. Algún día aprenderé a hacer salsa de arándanos rojos y no usaré una de bote…

Las Navidades normales

Las navidades normales, las reales, las que se repiten y se convierten en tradición se parecen más al Rally de Montecarlo. Lo más probable es que como nunca hemos cocinado un pavo nos hagamos un lío con las recetas de internet y no sepamos si el cognac hay que meterlo en el relleno, rociárselo por encima al bicho o bebérnoslo mientras miramos el horno a partir de la tercera hora. Acertar con los regalos siempre es complicado y a última hora te preguntas cómo es posible que te hayas vuelto a olvidar de tu cuñada y revisas mentalmente los regalos que te hicieron en tu cumpleaños por si todavía hay alguno al que no has quitado la etiqueta. Los niños hartos de esperar y de comportarse se han comido las galletas de jengibre y los adornos de chocolate del árbol y dicen que quieren ir disfrazados de Batman mientras los mayores consideran que la Navidad es una invención capitalista y se rebelan no lavándose el pelo desde hace un mes y colgando fotos de tu ridículo abeto y tu triste pavo seguido de emoticonos y letras tipo LOL que ya no sabes a quién preguntar su significado. El familiar que vuelve a casa por Navidad está agotado de contar siempre lo mismo y de querer ver a todo el mundo en micro-citas de diez minutos así que no hay grandes abrazos, ni tazas humeantes porque se queda dormido en el sofá en cuanto los sobrinos se callan un rato. Echamos muchísimo de menos a los que ya no están mientras intentamos disimular que al Nacimiento le falta una mula y la mitad de los pastores están cojos. En fin, lo de todos los años y lo que a todos nos hace tener una sensación de pertenencia que fundamenta a la familia.

felices fiestas lara go

Desde Lara GO! te deseamos unas Felices Navidades

Así que desde Lara GO! te deseamos unas Felices Navidades reales, familiares, de las divertidas, de las que te confundes con la pimienta y el pavo no hay quien se lo coma, de las de un poquito de turrón para este vino y un poquito de vino para este turrón; de las de “el año que viene me voy a esquiar desde el 20 de diciembre”… en fin, unas Navidades de verdad, y os proponemos que lancéis al aire a quien lo quiera escuchar que este año habéis sido requetebuenos y vuestra familia se merece unas vacaciones de verano con Lara GO!. Estaremos encantados de haceros las gestiones con Papa Noel y los Reyes Magos para que todo esté listo a tiempo y podáis dedicar vuestras atenciones al pavo. Nuestros campamentos os están esperando.

¡Lara GO! os desea una muy Feliz Nochebuena y Feliz Navidad!

¡comparte en Redes Sociales!