Prevenir y educar contra el bullying es la mejor herramienta para acabar con esta lacra que afecta cada día a más chavales en nuestra sociedad. Según datos de la Fundación ANAR, las denuncias de acoso escolar se dispararon un 75% en el año 2015.  Beatriz González, fundadora y directora de Somos Psicología y Formación, recalca la importancia de la comunicación en casa para prevenir y educar contra el bullying, pero nos habla también de ciertos síntomas o señales que como padres tenemos que aprender a detectar en el comportamiento de nuestros hijos, de cómo explicarles qué es el acoso escolar o bullying y qué hacer si nuestros hijo lo sufre.

Consejos y pautas para prevenir y educar contra el bullying

¿Cómo explicarle a un chaval lo que es bullying?

Es fundamental hablar y explicarle muy bien lo que es el bullying o acoso escolar, ya que cuanto mejor se lo expliquemos mejor podrá identificarlo y avisarnos o avisar si le está sucediendo. Tenemos que adaptarnos al nivel de comprensión del menor y explicarle con ejemplos sencillos qué es la falta de respeto y en qué consiste el acoso; decirle que una cosa es que un niño pegue o insulte de manera puntual, y otra que esto se repita en el tiempo, sin capacidad de defensa posible, esto es acoso o bullying; hacerle ver que si se siente acosado avise a los padres y a los profesores. Pero también, y esto es muy importante, que si observa que acosan a otros niños tiene que avisar de la misma manera, ya que el compañero se encuentra sufriendo y hay que ayudarle.

Para lograr que nuestro hijo pueda contarnos todo lo que le pasa tenemos que potenciar nuestra comunicación con él. ¿Cómo? Preguntándole cómo se encuentra en el colegio y que nos cuente una cosa buena que le ha pasado y una cosa mala, para ir identificando con él aquello que no es correcto, y sobre todo, que tenga confianza con nosotros en poder hablar y contarnos todo lo que le sucede para poder intervenir si ocurre cualquier tipo de acoso.

¿Cómo concienciar y sensibilizar a los chavales de este problema?

Hay muchos vídeos en internet muy interesantes sobre el acoso escolar,  yo recomiendo visualizarlos con el menor y explicar todo lo que vea para que tengamos claro que el menor lo está entendiendo. Hacerle ver que la persona que es acosada está sufriendo y que si hay algún compañero que está pasando por una situación parecida, tenemos que ayudarle y decirlo, al igual que si nos está pasando a nosotros pedir ayuda para encontrarnos mejor.

Si creo que mi hijo sufre bullying, ¿cómo puedo averiguarlo? ¿hay algún síntoma a través de cuál podamos identificarlo?

Además, como he comentado más arriba, de potenciar la comunicación con nuestro hijo, hay señales que pueden indicarnos que se encuentra sufriendo algún tipo de acoso. En los numerosos estudios realizados, se han obtenido las siguientes conclusiones que tenemos que tener muy en cuenta a la hora de detectar o prevenir el acoso escolar, y es que hay muchos niños que no cuentan lo que están sufriendo por diferentes motivos, entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Para no preocupar a sus padres o hacerles sufrir.
  • Por miedo a que le culpen de lo sucedido.
  • Por miedo a que los padres hablen en el colegio y los acosadores le castiguen aún más.

Una vez que conocemos estos datos, tenemos que hacerle ver a nuestro hijo que esto no va a suceder, que vamos a sufrir más si no nos cuenta lo que le está pasando. Tenemos que quitarle todos los miedos descritos anteriormente. Ante todo esto, los padres tenemos que actuar. Nunca tenemos que quitarle importancia a lo que nos cuente nuestro hijo,  siempre hay que apoyarle y creerle y, por supuesto,  jamás hay que decirle cosas como “Pues la próxima vez les pegas tú más fuerte”.

¿Hay solución a esta lacra? ¿Se puede prevenir y educar contra el bullying?

La mejor solución para prevenir y educar contra el bullying es la intervención temprana. Para ello no me cansaré de repetir que es muy importante potenciar la comunicación y detectar enseguida las señales para poder intervenir de manera inmediata, señales como:

  • Cambio de comportamiento en el niño, por ejemplo si todos los domingos empieza a encontrarse mal para no ir al colegio.
  • Disminuyen sus aficiones y sus juegos.
  • Empieza a bajar su rendimiento escolar.
  • Se le rompen cosas en el colegio, mochila, estuches, o bien empieza a perder cosas y, además, ante esto no da explicaciones claras de lo sucedido.
  • Alteraciones del sueño y del apetito.

Lo importante es dotar al niño de habilidades y herramientas para que pueda decirnos lo que le está pasando, ya que si esto aumenta en el tiempo, esta problemática puede perseguirle de por vida, provocando inseguridades y baja autoestima, afectando a su desarrollo como adulto. Muchas veces el cambio de colegio no es una solución, ya que cuando se hace esto ya se encuentran tan dañados emocionalmente que vuelven a ser focos de agresiones, ya que los acosadores detectan la vulnerabilidad de manera inmediata.

Si le ha ocurrido esto a nuestro hijo, tenemos que llevarlo a Atención Psicológica para aumentar todos los recursos que ha perdido o visto menoscabados, mejorar su autoestima y potenciar con él la comunicación. El niño acosado tiene muchos miedos y debemos intervenir rápidamente para que estos no les acompañen el resto de su vida.

¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:



¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:

¡comparte en Redes Sociales!