Una de las cosas que más hacemos con el objetivo de que nuestros hijos se sumerjan en el aprendizaje del inglés de una manera poco forzada es, además de buscar que el colegio sea bilingüe o al menos que tenga un alto número de horas en este idioma, apuntarles a alguna academia que les sirva como refuerzo a su día a día e, incluso, que les permita pegar un acelerón en la adquisición de este idioma. Suelen ser clases de cuatro o cinco alumnos, en las que además de aprender inglés, los chavales interactúan con sus compañeros y pasan un rato divertido. Pero cuando van siendo más mayores, la posibilidad de contratar a un profesor particular que venga a casa para que aprender inglés sea más eficaz va cobrando fuerza.

Clases particulares o en grupo, ¿qué es mejor para aprender inglés?

Tanto las clases particulares como las clases en grupo tienen cosas positivas a la hora de aprender inglés, pero ante la duda que nos puede causar decantarnos por una opción u otra, aquí te damos los beneficios de cada una de ellas. Porque la última palabra, como siempre, la tienes tú.

Ventajas de aprender inglés en grupo

  1. El aprendizaje es mucho más dinámico y variado: en parejas, en grupos de tres o cuatro personas… Y, además, es más fácil para el profesor y los alumnos trabajar distintas temáticas sin que caer en la monotonía y el aburrimiento.
  2. Diferentes estudiantes con diferentes conocimientos e, incluso, diferentes ritmos a la hora de adquirir los conocimientos hace que el profesor tenga que crear un método en el que se cree una sola unidad. Esta circunstancia puede hacer que se fomenten valores como la solidaridad entre los estudiantes con un mismo objetivo: que todos aprendan a la vez.
  3.  Aprender inglés en grupo hace que el alumno esté más relajado. Al poder compartir enseñanza con otros compañeros, sentirá mucha menos presión.
  4. Desde el punto de vista de la economía familiar está claro que esta alternativa resulta más económica, aunque, por otro lado, puede resultar más incómoda por el hecho de tener que desplazarse.

Ventajas de aprender inglés en clases particulares

  1. El gran beneficio que puede sacar el estudiante es que toda la clase se centra en él, en sus conocimientos, en su progreso… Incluso los temas que se traten puede estar más relacionados con sus gustos y aficiones. Por ejemplo, si se habla de música, él siempre podrá expresar sus preferencias.
  2. El ritmo lo marca el alumno y no tiene que depender del grupo, donde puede haber personas que vayan más retrasadas y eso puede llegar a perjudicarlo; o al contrario, puede que tengan mayores conocimientos y esto le genere una frustración e impotencia innecesaria.
  3. Y aunque en este caso, toda la atención se centre él, esa atención será solo por parte del profesor. Nadie más escuchará si pronuncia mal una palabra, si no sabe la respuesta a una pregunta o le mirarán mal si llega a clase con los deberes sin hacer… De esta manera los momentos embarazosos se reducirán y el alumno sentirá que tiene más ‘libertad’ para equivocarse.
  4. En el caso de tener más de un hijo, las clases particulares puede ser una excelente opción para que aprendan inglés juntos y el peque se beneficie de lo que el mayor lleva adelantado y, por qué no, hasta los padres pueden sacar provecho.

Elijas lo que elijas nunca nos cansaremos de repetir que el aprendizaje del inglés es una carrera de fondo y que hay que complementar con actividades fuera del ámbito escolar y con la inmersión total del niño en un ambiente de habla inglesa, como es el poder participar en algún campamento de verano en Estados Unidos o en algún campamento en Inglaterra.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter:

¡comparte en Redes Sociales!