Qué pregunta más rara”, pensarás, “mi hijo ¿oveja o tigre? no entiendo nada…”

Te explico, y, te aseguro que vas a tener clarísima la respuesta…

Fredy Kofman, escritor, filósofo y coach argentino afincado en Palma de Mallorca, explica en su interesante conferencia, y que aquí os recomiendo: “Vida, libertad y conciencia“, que la mayoría de las personas actúan como si fuesen ovejas, respondiendo de manera automática a estímulos externos, sin tomar la responsabilidad de cada uno de sus actos, elecciones y decisiones y, por supuesto, sin ser conscientes de que cada elección, acción o decisión que tomemos hoy, siempre tiene una repercusión, en mayor o menor medida, en nuestro futuro.

¿Y por qué las ovejas actúan de esta manera automática?

Pues bien, no os va a sonar rara la respuesta ya que no es, ni más ni menos, que por ese compañero de viaje que siempre está presente en nuestras vidas: el miedo. Además del miedo, en la manera de actuar de las ovejas, también está presente la ansiedad de tener que elegir. Os recuerdo que toda elección, lleva una renuncia y todos sabemos que no siempre es fácil elegir y menos fácil tener que renunciar a algo. Pero todos sabemos que la vida es una elección continua…

Las ovejas, además, son felices mientras las cosas les vayan bien, aunque se exponen más al fracaso y a la frustración en cuanto algo les falla. Además, dado que no toman la responsabilidad de sus decisiones “las cosas les pasan” y se creen impotentes en sus vidas, por lo que nunca son parte del problema, y por lo tanto, tampoco de la solución. En conclusión, no asumen que son las protagonistas de sus vidas y se convierten en víctimas constantes.

Y, entonces, ¿qué hacen los tigres?

Los tigres rugen. Son los protagonistas de sus vidas y actúan como tal. Asumen la responsabilidad de cada una de sus decisiones y saben que todo lo hagan hoy, tendrá una consecuencia en su mañana.

¿ Y qué pasa si algo le sale mal a un tigre? Si a un tigre le sale algo mal, aprenderá de ello. Un tigre siempre se mueve de acuerdo a sus valores, sus decisiones y elecciones y siempre se basarán en esos valores, por lo que siempre actuará de manera coherente con lo decidido, siempre estará orgullos de su decisión y, sobre todo, siempre será parte tanto el problema como de la solución, lo que le lleva a ser el claro protagonista de su vida.
Con todo esto que te hemos contado, si te pregunto ahora qué quieres que sea tu hijo, oveja o tigre, ¿a que ahora sí que tienes la respuesta clara?

 

Y, ¿ qué tiene que ver Lara GO! sobre las ovejas y los tigres?

En Lara Go! nos gusta saber que somos una parte importante en la educación de esos futuros tigres que rugirán bien fuerte, y sabemos que un sistema de valores fuerte y sólido y, sobre todo, propio, se empieza a formar desde una temprana edad.

En Lara GO! estamos convencidos de la importancia que tiene enseñar a los niños que la responsabilidad va mucho más allá de hacer los deberes, de tener tu cuarto recogido, o cuidar de tu hermano pequeño. En nuestros campamentos de verano fomentamos que los niños, lejos del ámbito familiar y de una manera independiente, empiecen a tomar sus propias decisiones, que distingan qué valor se esconde tras esa decisión y, ante todo, que sean responsable de todas y cada una de las decisiones y elecciones que haga en su vida.

En Lara GO! queremos que el mundo se llene de tigres que rujan bien alto y fuerte, con un sistema de valores bien sólido, con capacidad de respuesta ante cualquier problema que se le presente a lo largo de la vida, evitando la frustración y ansiedad, y que actúen con responsabilidad, siendo, por lo tanto, los verdaderos protagonistas de su vida.

¿Se te ocurre mejor manera de criar un tigre que en un ambiente multicultural, aprendiendoidiomas, en constante contacto con la naturaleza y haciendo deporte? Tú decisión de llevar a tu hij@ a un campamento de Lara GO! hará de él o ella un gran tigre y te lo agradecerá de por vida.

¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:



¡comparte en Redes Sociales!