Seguro que sí. Una gran satisfacción para cualquier padre o madre es ver cómo su hijo se va rodeando  a lo largo de su vida de relaciones positivas, fomentando vínculos de amistad y familiares, fuertes y sólidos. Para ello, y ¡por fin!,  somos conscientes en la actualidad, de que es necesario y parte  fundamental en la educación de un hijo, lograr que sea una persona con madurez e inteligencia emocional.
¿A quién de pequeño no le han dicho “no llores” o ” no tengas miedo”? Y seguro que todos de adultos, la decimos de manera automática si vemos a uno de nuestros hijos llorar o pasar miedo. Estamos acostumbrados a oírlas y decirlas de manera automática, pero ¿estamos enseñando a nuestro hijo a ser una persona madura emocionalmente hablando? No os va a gustar lo que vais a oír, pero la respuesta es no, ya que  no estamos haciendo otra cosa que  reprimir una emoción e intentar llevar al niño a que controle esa emoción, cuando, el miedo, es una de las cinco  emociones básicas que nos ha permitido, nada más ni nada menos que, ¡sobrevivir! y llorar es una expresión muy sana de una emoción. ¿ Alguien ha dicho alguna vez a un niño “no te rías”? ¿Acaso reír es es más sano que llorar?

No hay emociones malas o buenas. Todas las emociones nos están dando un mensaje y la madurez emocional, lejos de querer que controles tus emociones y las reprimas o racionalices,  te permite entender las emociones,  aceptarlas y perdonarte a ti mismo por sentirlas.

No os olvidéis de que las emociones son energía, y  una persona inteligente emocionalmente hablando, irradiará esa energía positiva, se moverá mucho más desde el amor que desde el miedo, fomentando y atrayendo el positivismo en su vida, y creará vínculos de amistad fuertes y sólidos ¡cargados de positividad!

¿ Es o no un orgullo como padre o madre ver eso? Pues, esto que te voy a decir, sí que te va a gustar: tú has sido parte fundamental en este logro de tu hijo.

En los campamentos de Lara GO! ayudamos a los niños a entender que las relaciones de amistad positivas no entienden ni de fronteras ni de diferencias culturales ni de idiomas… ¡Están en todas partes!

¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:



¡comparte en Redes Sociales!