No es fácil poner de acuerdo a los distintos académicos sobre qué se entiende por ser bilingüe. Algunos ven suficiente el “utilizar expresiones completas y con significado en otras lenguas” y otros lo entienden como “un dominio de dos lenguas al nivel de un nativo”. Sin embargo una respuesta quizá un poco más completa es la de Françóis  Grosjean, un reconocido experto internacional en bilingüismo, para quien bilingüe es “alguien que utiliza dos o más lenguas en su vida diaria de manera regular”.

Una persona bilingüe, normalmente, no emplea las dos lenguas con la misma frecuencia, en los mismos contextos, para los mismos propósitos ni con las mismas personas. En realidad, utiliza una lengua u otra dependiendo del contexto en el que se encuentre.

Saber idiomas abre un mundo de posibilidades

Ser bilingüe o multilingüe significa mucho más que el simple hecho de conocer dos o más idiomas. Conlleva un considerable número de posibles ventajas personales, sociales, económicas e, incluso, cognitivas.

Debido a la globalización, saber idiomas abre un mundo de posibilidades que no existe para las personas monolingües. No sólo ofrece la oportunidad de estudiar o trabajar en el país donde se habla dicha lengua sino de entender mejor las personas y la cultura que si simplemente se viaja a él. Mientras que una persona monolingüe sólo puede comunicarse con aquellos que hablan su misma lengua, el bilingüe no tiene esa barrera y puede entablar relaciones más significativas con personas de otros países y culturas.

Beneficios culturales

Saber idiomas abre las puertas a una experiencia cultural más amplia que puede facilitar una mejor comprensión y apreciación de sus costumbres e ideas, así como fomentar la tolerancia. Esto no sólo puede ocurrir a través de las relaciones personales con individuos pertenecientes a esas culturas sino también a través del acceso directo a información en periódicos o internet, de ver películas o leer literatura en versión original.

Ventajas profesionales y económicas

Ser bilingüe puede marcar la diferencia a la hora de optar por un puesto de trabajo. En las ofertas de empleo se suele dar preferencia a los candidatos bilingües. Según un estudio de Randstad publicado en 2013, saber inglés en España aumenta la posibilidad de encontrar trabajo en un 44% siendo la lengua más valorada con un 61,3% seguido por el francés con un 11,3%.

¿Hay alguna desventaja?

Si consideramos ser bilingüe como dos monolingües en una misma persona,  hay ciertas desventajas que hay que tener en cuenta:

  • Los niños bilingües suelen conocer algunas palabras sólo en una de sus lenguas ya que las experiencias  que tienen en cada uno de sus idiomas son diferentes. Sin embargo, la suma de todas las palabras que conocen suele ser mayor que las que conocen los niños monolingües.
  • Varios estudios sobre fluidez a la hora de leer indican que muchos bilingües leen con más lentitud en su segunda lengua o en aquella en la que son menos competentes.

Todos los padres o educadores somos más o menos conscientes de las ventajas que conlleva saber más de una lengua pero desde Lara GO! consideramos que estas ventajas otorgan a nuestros campers y alumnos una confianza en sí mismos y una apertura de mente hacia otras culturas muy valorable. En nuestros campamentos y viajes de inmersión la adquisición de esta segunda lengua se hace de manera divertida, natural y espontánea y siendo la base fundamental de nuestros viajes al extranjero el aprendizaje del inglés, no es raro que finalmente pase a un segundo plano a la hora de valorar toda la experiencia vivida por detrás de la adquisición de madurez, desenvoltura y percepción del entorno.

No te lo pienses más y llámanos. Sabemos cómo ayudarte a planear el mejor verano de tu vida.

¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:



¡comparte en Redes Sociales!