En Lara GO! estamos absolutamente convencidos de las ventajas del bilingüismo para nuestros hijos. Vivimos en una sociedad que reclama ciudadanos que dominen más de un idioma y según numerosos estudios, las personas que hablan dos lenguas no sólo cuentan con ventaja a la hora de aprender una tercera sino que el bilingüismo reorganiza ciertas redes específicas del cerebro, lo que permite un mejor desempeño de cualquier tarea cognitiva durante toda la vida, incluso durante el envejecimiento.

La R.A.E. define el bilingüismo como el “uso habitual de dos lenguas en una misma región o por una misma persona” y según estudios de DeBot en 1992 y Crystal en 1997, la mayoría de la población mundial es bilingüe. De hecho, dos tercios de la población infantil mundial crece en un entorno bilingüe.

Elizabeth Peal y Wallace Lambert, considerados mundialmente los padres de las investigaciones sobre bilingüismo, definen al niño bilingüe como “un joven cuya amplia experiencia en dos culturas diferentes le ha dado una serie de ventajas de las que un monolingüe no disfruta. Su experiencia en dos sistemas de lenguaje le han aportado una flexibilidad mental, una superioridad en formación de conceptos, un diversificado conjunto de habilidades mentales…”

Camper Lara GO! eligiendo actividades

El bilingüismo en la educación actual

En los planes educativos de nuestros colegios no se está teniendo en cuenta lo fundamental que resultan las bases para conseguir ese bilingüismo. La exposición limitada a la lengua extranjera de 2 ó 3 horas semanales, con la que se pretende que los alumnos adquieran un nivel bilingüe, no es suficiente.

Según Albert Costa, psicólogo experto en la respuesta neuronal ante las lenguas y profesor de la Universidad Pompeu Fabra, explica que a nuestros niños les cuesta mucho aprender una segunda lengua porque está mal enseñada. Es fundamental que los más pequeños se familiaricen con la fonética de la lengua y sólo los nativos la tienen. Lamentablemente, en muchas ocasiones, los profesores que se encargan de la enseñanza de lengua extranjera de nuestros hijos, no lo son. De la misma manera, J. Cummins, profesor del Instituto Ontario de la Universidad de Toronto, afirma que uno de los factores más importantes para la adquisición de una lengua es que el docente domine todos los aspectos de la misma.

Preparados para el aprendizaje de una tercera lengua

Desde que el bilingüismo está visto como una ventaja, muchos investigadores han afirmado que incluso tiene un efecto positivo en la adquisición de terceros idiomas. Evidentemente mejora nuestra capacidad para aprender lenguas y definitivamente influye en el aprendizaje de una tercera lengua. En definitiva, como dice Albert Costa, aprender un idioma esculpe el cerebro.

Larsen-Freeman en 1983 destacaba que el bilingüismo no sólo nos dota de una nueva lengua, como es obvio, sino que nos prepara el aprendizaje de una tercera. De alguna manera “prepara, entrena, moldea el cerebro…” ya que el bilingüe, al poseer un doble sistema fonético, tiene más flexibilidad para producir sonidos de nuevas lenguas.

Las personas monolingües tienen menos palabras almacenadas en su memoria que las personas bilingües, a quienes les resulta más fácil adquirir una palabra nueva.

Una ventaja a largo plazo

Nuria Sebastián-Gallés, catedrática psicóloga de la Universitat Pompeu Fabra, asegura que el cerebro bilingüe no es igual que el monolingüe ni a nivel fisiológico ni a nivel funcional. Esas diferencias se traducen en la práctica en mentes más flexibles y eficientes, con mayor capacidad de atención y concentración, de resolución de problemas y de memoria. Además, esta actividad las protege contra el deterioro cognitivo provocado por la edad o por una lesión cerebral. La única contrapartida, dicen estos esudios, es que los bilingües son algo más lentos al hablar y más proclives a que se les atasque una palabra en la punta de la lengua.

Un equipo de investigadores del Instituto Rotman, de Toronto, han comprobado que quienes han hablado asiduamente dos o más idiomas durante toda su vida presentan los síntomas de demencia o de alzheimer entre cuatro y cinco años más tarde que quienes hablaban sólo una. Fergus Crack, responsable de la investigación, aseguraba que no es que el bilingüismo prevenga el alzheimer, pero sí proporciona una estimulación mental que crea reservas cognitivas que retrasan la aparición de los síntomas.

Los campamentos Lara GO!, una motivación para aprender

No podemos concluir que el bilingüismo está relacionado directamente con la inteligencia pero sí está claro que utilizar dos lenguas obliga a una serie de procesos mentales que modifican el cerebro y proporcionan un entrenamiento mental que supone una ventaja para casi cualquier actividad cognitiva. Especialmente para las que tienen que ver con el control de la atención, es decir, con ignorar la información que no es relevante.

El aprendizaje de una lengua no se trata solamente del reconocimiento de palabras, va mucho más allá. Albert Costa indica que “la motivación es fundamental. Si queremos que un niño aprenda un idioma, tenemos que lograr que lo vea útil en ese momento, no porque le vaya a servir dentro de veinte años para conseguir un trabajo”.

En los campamentos de Lara GO! reunimos todos los ingredientes necesarios para llevar estas teorías a la práctica. No sólo el ambiente nativo es total sino que la motivación de nuestros campers para desarrollar el idioma está potenciada a través del deporte, la creatividad, la estimulación de otras culturas en un entorno natural inmejorable.

Camper Lara GO! lanzándose al lago

¿te ha gustado este artículo? suscríbete a nuestra newsletter:



¡comparte en Redes Sociales!